Veo dragones de colores

19865-majestic-dragon

Ya están aquí.
Su forma cambiaron,
nunca se fueron.
nunca en ellos creí.

Ayer pude verlos,
en el suelo tirados,
sintiéndose amenazados,
apenas nadie creelos.

La mentira de un universo,
la indignación,
la sin razón,
total, una mierda en verso.

Otrora la época,
de lamento y fuego.
Ora impuro su ego,
de mentira llena es su boca.

Dragones de colores,
impuras sus razones,
apenas sin valores,
propagan discusiones.

Dragones de colores,
preparan coaliciones,
sus viejas ambiciones,
putrefactos sus colores.

La mentira, la falta de valores, la falsedad, la incredulidad,… Una sociedad entera convertida a la mas radical demagogia. La locura se adueña, la sinrazón se mueve como pez en el agua. La televisión domina al público, la masa se transforma en un extraño ente. ¿Qué ha pasado? ¿que nos hemos perdido?.
Demasiado daño hizo aquella época lejana de dictadura para que hoy en día tengamos fe ciega en el invento de la democracia. Aquella canción de los ochenta decía: “…democracia con sabor aburrido, para tener a la gente contenta”.
Objetivo conseguido, la democracia está totalmente instaurada, el menor de los males afina su punto de mira para disparar directamente a la libertad de pensamiento. La misma democracia ha matado a la democracia, la misma democracia nos conduce a la dictadura de los pactos interesados derivados del mas vil de los chantajes.
Muerta está la democracia, muerta la sociedad, muerta la dignidad por la propia indignación.
Dejemos de lado las memeces, dejemos la indignación que mata el pensamiento y abona el campo del odio.
Claro que podemos, no hace falta que nadie venga a decírnoslo, seamos pragmáticos.
Claro que podemos, pero sin ellos. Sin todos aquellos que a base de la ciencia del estudio de las masas y del análisis del mercado, se aprovecha del desconcierto y ocupa el vacío de la decepción.
Claro que podemos, pero sin todos aquellos que crearon la democracia para lucrarse de poder y para repartir soledad y tristeza.
No puede ser que la vehemencia gane. Es la razón de la sinrazón, la desvergüenza de la vergüenza, la dictadura de la democracia, el silencio del grito de libertad.
Una sociedad debe sentirse grande para ser libre. Una sociedad debe ser libre, respetar la igualdad y conseguir la fraternidad.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.