Cuarentenademagoga – La demagogia

Captura de pantalla 2014-10-12 a la(s) 20.46.43

Una sociedad sumida en la mas árida sequía de ideología, enferma terminal por la  metástasis de la corrupción, inflamada de odio, ciega de amargura y sumida en la depresión. Se convierte en alimento de alimañas necrófagas de la ideología, en campo de abono de su propia avaricia, en el arma de destrucción masiva del temor, en agua contaminada para caldo de cultivo de rencor…

La semilla del mal ha sido plantada, regada y ha germinado en la indignación. Los mismos que ahora luchan contra esta hierbas, son los que la han sembrado. Los mismos que han generado nuestra ambición, se han lucrado de nuestra esperanza. Los mismos que enterraron nuestro pasado, han incinerado nuestro futuro.

Pero hay esperanza, la hay. El hombre debe tomar consciencia de su propio ser y aprovecharlo en su bien. La unión del hombre conforma una sociedad que debe respetarse. Al igual que el animal necesita la manada, nosotros necesitamos a nuestros convecinos del mundo, para ser, para sentir, para ser, para amar, para ser, para vivir, para ser y para morir. Para ser un individuo con identidad propia necesitamos estar, debemos creer, crear, respetar y formar parte de una sociedad.

Hoy en día esta sociedad no necesita el abono del odio, lo que necesita es ser regada con la esperanza. Esta, nuestra sociedad, necesita ser limpiada de su propio mal. No necesitamos palabrería barata, no necesitamos que otros llenen el espacio que ha dejado la pérdida de la ilusión.

Todo ello porque habrá un día en el que se acabe la indignación, habrá un día en el que deberemos, no sólo llenar el espacio dejado por la destrucción de la esperanza, habrá que gestionar nuestro ser como individuo social y entonces nuestro estado no será el mismo que ahora es movido por el odio.

Habrá un día, lo habrá, donde la demagogia dejará espacio para la honestidad y donde saldremos de cuarenta años de cuarentena mental.

 

 

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Veo dragones de colores

19865-majestic-dragon

Ya están aquí.
Su forma cambiaron,
nunca se fueron.
nunca en ellos creí.

Ayer pude verlos,
en el suelo tirados,
sintiéndose amenazados,
apenas nadie creelos.

La mentira de un universo,
la indignación,
la sin razón,
total, una mierda en verso.

Otrora la época,
de lamento y fuego.
Ora impuro su ego,
de mentira llena es su boca.

Dragones de colores,
impuras sus razones,
apenas sin valores,
propagan discusiones.

Dragones de colores,
preparan coaliciones,
sus viejas ambiciones,
putrefactos sus colores.

La mentira, la falta de valores, la falsedad, la incredulidad,… Una sociedad entera convertida a la mas radical demagogia. La locura se adueña, la sinrazón se mueve como pez en el agua. La televisión domina al público, la masa se transforma en un extraño ente. ¿Qué ha pasado? ¿que nos hemos perdido?.
Demasiado daño hizo aquella época lejana de dictadura para que hoy en día tengamos fe ciega en el invento de la democracia. Aquella canción de los ochenta decía: “…democracia con sabor aburrido, para tener a la gente contenta”.
Objetivo conseguido, la democracia está totalmente instaurada, el menor de los males afina su punto de mira para disparar directamente a la libertad de pensamiento. La misma democracia ha matado a la democracia, la misma democracia nos conduce a la dictadura de los pactos interesados derivados del mas vil de los chantajes.
Muerta está la democracia, muerta la sociedad, muerta la dignidad por la propia indignación.
Dejemos de lado las memeces, dejemos la indignación que mata el pensamiento y abona el campo del odio.
Claro que podemos, no hace falta que nadie venga a decírnoslo, seamos pragmáticos.
Claro que podemos, pero sin ellos. Sin todos aquellos que a base de la ciencia del estudio de las masas y del análisis del mercado, se aprovecha del desconcierto y ocupa el vacío de la decepción.
Claro que podemos, pero sin todos aquellos que crearon la democracia para lucrarse de poder y para repartir soledad y tristeza.
No puede ser que la vehemencia gane. Es la razón de la sinrazón, la desvergüenza de la vergüenza, la dictadura de la democracia, el silencio del grito de libertad.
Una sociedad debe sentirse grande para ser libre. Una sociedad debe ser libre, respetar la igualdad y conseguir la fraternidad.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

All I want

Se abre la veda y con ello las palabras pueden salir libremente como bocanada de rancia bilis.
Doy inicio y dirijo el ratón hacia el icono del blog, para que las palabras fluyan lentamente, para que los sonidos empujen las teclas. Abandono las barreras de mi mente, elimino las fronteras de la vergüenza para que los sentimientos se precipiten desde mi cabeza a los pies.
Punto tras punto se acelera el ritmo. La música de The Cure, la de toda la vida, me ahoga aún mas. Y vomito.
Doy inicio e intento reiniciarme, resetearme no ha sido suficiente, la verdad nunca lo he querido. Pero los acordes vuelven en mi mente para crear la espiral concéntrica de la desesperación. La desintegración existe, la desintegración duele y lo único que quiero eres tú.
Para que quiero engañarme y pensar que sólo una vez mas será suficiente. Nunca será suficiente y nunca lo ha sido. Miro tus fotografías y siento el dolor. Me fijo en tu sonrisa pero no oigo tu risa. Recuerdo tu voz ahora muda, recuerdo tus recuerdos ahora olvidados.
Cuanto tiempo tiene que pasar para que sólo te recuerde como un recuerdo, cuanto tiempo debe pasar para que olvide todo lo que fuiste. Espero no vivir jamás ese momento.
Pero todo lo que quiero eres tú.

Publicado en Sin categoría | 3.209 comentarios

Un poco de leño.

Puede ser la solución.
Puede salir el sol.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Be my enemy

No se muy bien la razón por lo que me viene esta canción a la cabeza. Será que alguien me envía rayos catódicos para ser mi enemigo. O será que necesito la fuerza de la canción.
Y no puedo dormir.

No puedo tomar aire.

No puedo parar de hablar
y 
parezco la misma muerte.

Pero enderezaré ésta desgracia.

Te pondré en tu lugar.

Si vas a ser mi enemigo,

yo seré tu enemigo también.

Si vas a ser mi enemigo,

yo seré tu enemigo también.

¡Seré tu enemigo!
Vaya cuanto parecido a la realidad. Demasiado parecido. No se muy bien pero me viene una y otra vez.
Quizás quieras ser mi enemigo, a lo mejor deberíamos dejar la hipocresía de un mundo falso y decirnos las cosas a la cara.
Quizás quieras ser mi enemigo, a lo mejor deberíamos dejar de reír por esas pequeñas tonterías y dejar que el silencio acompañe nuestra velada.
Quizás quieras ser mi enemigo, a lo mejor deberíamos olvidar nuestros recuerdos y pasar página de los años pasados.
Quizás quieras ser mi enemigo, a lo mejor deberíamos borrar la posibilidad del renacer de momentos futuros.
Ahora, desde la baba de tu lengua

hasta las uñas de tus pies.

Desde las escamas de tu piel

hasta las manchas de tu ropa.

Vas a obligarme a hacer algo

que no quiero hacer.

Pero si vas a ser mi enemigo,

Seré tu enemigo también.
Maldito día aquel en que cruzamos nuestros caminos de por vida. Maldito aquel momento.
Quizás quieras dejar de ser mi amigo y yo dejaré de serlo también.
Quizás has decidido dejar de serlo y yo también.
Quizás quieres ser mi enemigo y yo también.
Juntos hemos dejado de ser amigos porque un día nos convertimos en hermanos y dos hermanos no pueden dejar de serlo. Seremos enemigos pero nunca dejaremos de ser hermanos.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Como un niño

Como un niño que se asoma al precipicio, así me siento.
No queda lejos aquel tiempo en el que, mirada perdida, me introducía en ese sueño viviente en que se convierte un pensamiento tan fuerte como la realidad. Como un niño, una y otra vez, me introduzco en él para sentir el miedo de la caída, para sentir el dolor del golpe.
Tú me has enseñado el camino, me has mostrado que para vivir hay que morir y para morir sólo se necesita tiempo. Pero como el niño que se aproxima al vacío sin imaginarse el dolor que ello produce, una y otra vez, caigo en el pensamiento doloroso de la muerte. La muerte me ha acompañado siempre, siempre ha estado, siempre la he sentido, tan real como la vida misma ha llenado mi mente de tanto dolor que mi cuerpo se ha resentido.
Tú me has enseñado el camino por donde pasean mis pensamientos de dolor y muerte y yo, mientras tanto, me asomo al vacío como un niño, te busco, pero no te veo. Te siento pero no te tengo.
Te añoro pero nada es suficiente, me has dejado a medias, te has ido y no me he despedido. Tanto miedo y al final llegó el día, tu día, aquel día. Ese día ya no estabas pero yo te sentía. ¿Dónde estas ahora?, te necesito y no te tengo.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Ilegales. Para siempre es demasiado tiempo

Cuando era un crío,
vaya una mierda.
Lo conseguisteis,
me jodisteis bien.
La zancadilla,
nada más nacer.

No es esa mi historia pero sí que esta banda sonora de Ilegales me ha acompañado desde la infancia. Ese Single, roto por el desafortunado encuentro entre el suelo y el vinilo, no fue, ni mucho menos, acicate para dejar de escucharlo. Ponía la aguja en el límite del destrozo y escuchaba una y otra vez los sencillos acordes de esas canciones.
El Single en cuestión se llamaba “Tiempos nuevos, tiempos salvajes”. Aquel calvo con cara de macarra y chupa de cuero revenido me hacía sentir el machaqueo de las ondas galvanoplásticas.
En cuanto a las letras…, que letras. Fiel reflejo, en aquel momento, de locura preadolescente, subversivo, diferenciatorio y sobre todo, sólo para unos pocos Chicos pálidos para la máquina. Con estas letras aprendimos a odiar los pasodobles, comprendimos lo que era un delincuente habitual, aprendimos a colarnos en las fiestas y a que nadie nos acariciase el pelo. Pero no todo eran chorradas, también había cultura y de la buena y si no que me digan ¿quién conoce a Mr. Lindberg? También perdimos complejos como aquello de no cortarnos a la hora de decirle al bailón de la discoteca. baila idiota.
Pero además de este aprendizaje también hubo lugar para hacer de pitonisos. En una entrevista a Jorge Martínez le preguntaban acerca de esto y el muy () sonreía con la cara de marciano estreñido que le acompaña.
Ilegales por siempre y para siempre, aunque sea demasiado tiempo, siempre puede esperar aquel deseo de irnos al infierno.

Publicado en Sin categoría | 2.235 comentarios

La razón. Razón de la sinrazón.

“…y de todos ningunos le parecían tan bien como los que compuso el famoso Feliciano de Silva: porque la claridad de su prosa, y aquellas intrincadas razones suyas, le parecían de perlas; y más cuando llegaba a leer aquellos requiebros y cartas de desafío, donde en muchas partes hallaba escrito: la razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura, y también cuando leía: los altos cielos que de vuestra divinidad divinamente con las estrellas se fortifican, y os hacen merecedora del merecimiento que merece la vuestra grandeza. Con estas y semejantes razones perdía el pobre caballero el juicio, y desvelábase por entenderlas” – Capítulo Primero, El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha – Miguel de Cervantes.

Y así seguimos desde el año 1600, dándole vueltas a la razón de la sinrazón. Inherente a esa condición humana que de la misma manera que nos hace como tal y como tal nos deshumaniza.
Ya hice referencia en una entrada anterior, nos están enfrentando.
Somos hermanos de sangre roja. De débil líquido rojo, que surca nuestra venas. De maleable materia gris, de pobre carne y de menos principios.
Hasta aquí nos han traído y nosotros llevarnos hemos dejado.
Triste me siento al pensar que alguien pueda suscribirse a esta cadena en pro de la Sodoma y Gomorra del asesinato. Injustificable cuestión amigo. Le das la razón a la sinrazón.
Estas derrotado y por ello, otros vinieron y te vencieron.
Como barco perdido te dejaste llevar por esa corriente fácil, cerraste los ojos y decidiste dejar de pensar. Tu mente maleable dejó que el alfarero del infierno moldease todo aquello que odiaste, todo lo despreciable y te convertiste en material fungible para uso y disfrute de aquellos que te dieron forma.
No te apoyo, no te odio,…
A mi mejor amigo R.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

School

Puedo verte por la mañana cuando vas a la escuela
no olvides tus libros, sabes que tienes que aprender la regla de oro.
El maestro te dice que pares de jugar y continúes con tu trabajo
Y que seas como Johnnie (muy bueno), bien sabes que él nunca pierde el tiempo.
– ¡El está progresando!

Después de la escuela vas a jugar al parque
No te quedes hasta tarde, no esperes a que se haga de noche
Ellos te dicen que no haraganées y aprendas qué es la vida
Y crece para ser como ellos – ¿no quieres que todo funcione?
– pero tú estás lleno de dudas

No hagas esto y no hagas aquéllo
¿Que están tratando de hacer? -Hacer un buen chico de tí
¿Saben lo que están haciendo?
No los cuestiones, ellos son mayores y sabios
Haz lo que te dicen
No quieren que el diablo salga y te haga mirar por tí mismo.

Tal vez me equivoque esperando que luches
O tal vez estoy loco, y no distingo lo correcto de lo equivocado
Pero mientras esté vivo, sólo te digo una cosa
Siempre dependerá de ti lo que quieres ser
(si lo que quieres ver)
si lo quieres ver de esa manera
-¡estás progresando!

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

No entiendo nada

A lo mejor es necesario. A lo mejor lo es y no lo sabemos. A lo mejor lo es y no queremos saberlo.

Houston tenemos un problema. Acostumbrados, acomodados y, ahora más que nunca, acojonados. En una sociedad disparada hacia el bienestar ficticio inculcado por una irreal felicidad. Envueltos en el libertinaje de la libertad sin límites, en la insolidaridad de la desigualdad y en el derecho del no deber. Así estamos.

Antaño país bajo la dura doctrina del totalitarismo ahora bajo el dominio de los medios de masas, los discursos baratos, los genios y figuras y demás papanatas y pelavaudios.

No entiendo nada.

La única realidad es la que existe cuando llego a casa y cierro la puerta. Es el único mundo real. Lo demás está prostituido por la influencia de la economía y la política. Algunos dicen: “la religión también” y yo pienso que la religión también tiene su parte económica y su parte política. La enfermedad es la economía, el tumor la política y la solución…

No entiendo nada.

La única realidad es la insostenibilidad de “esto”. El único futuro es que cada vez estamos más cerca de una meta que nosotros mismos hemos fijado. Todo se agota y esta situación toca a su fin. La historia lo ha demostrado una y otra vez, periodo tras periodo, siglo tras siglo…, todo tiene un final para que pueda haber un resurgir, un mañana y un futuro.

7,2 mil millones de habitantes, armas atómicas, desigualdades sociales, luchas irreconciliables, intereses contrapuestos… todo indica que la situación debe cambiar. No está ya en nuestras manos, no hay remedio. Demasiado tarde para arreglarlo. Sodoma y Gomorra han resurgido y hemos vuelto a caer en el disfrute de la sinrazón, la avaricia del dinero y la codicia del poder.

No entiendo nada.

No son, por desgracia, nuestros políticos los ideólogos avanzados, la cream de la cream de la sociedad, el ejemplo a seguir por los jóvenes, el motor de nuestra sociedad, la esperanza de nuestro futuro y todas esas virtudes que se les supone. Yo me cago en la madre que os parió y os maldigo a vosotros por el daño que estáis haciendo a esta sociedad, a mis hijos, a mi familia, a mis amigos…

Los días siguen pasando, los amaneceres siguen llegando y ellos están allí en sus púlpitos dispuestos a dejarnos anonadados con sus discursos baratos, sus peleas de gallos y su necedad.

Y yo sigo sin entender nada.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario