148 días, 148 insultos

“La historia tiene ya el número de páginas suficientes para enseñarnos dos cosas: que jamás los poderosos coincidieron con los mejores, y que jamás la política (contra todas las apariencias) fue tejida por los políticos, meros catalizadores de la inercia.”  Don Camilo José Cela

Sin pretensión alguna y con el mayor y humilde respeto, el inicio, con la cita de Don Camilo, no merece la proximidad espacial con el resto que sigue. De esta manera, este primer párrafo, no tiene otro cometido que espaciar sin dejar vacía de contenido la entrada en la Cuarentena Demagoga. Quede claro que tan excelso autor no merece el castigo de compartir contexto con el delirio errático de una mañana de domingo, en un gris y otoñal mes de noviembre.

Dicho lo dicho, no cabe la menor duda de que somos afortunados al tener un habla rico en insultos. Al igual que es indudable la capacidad que, a no pocos,  la sabiduría de su uso ha dotado. Frecuente es su uso también es en aquellos cuya falta de la palabra y desconocimiento de vocabulario, abocados quedan a su descontrolado uso.

Cuando la elegancia de la forma envuelve la palabra. Prosas donde  la mayúscula de inicio daba pié al hermoso baile de nombre, verbo, adverbio, adjetivo… El baile respondía a la melodía del verso de una bella canción compuesta de manera que, cuando así procedía, insultaba con tan cruenta habilidad que servia para mostrar hasta la última miseria del aludido ser.

Hoy día, tecnología en mano, como tantas otras buenas costumbres, perdídose la forma. El envoltorio desaparecido está. El habla ha muerto. Asesinada por simples faramalleros.

De todo ello, responsable es la zurumbática sociedad. Creadora de la clase política dominante, los medios de comunicación y los mequetrefes del oportunismo.

Zascandilenado con su dominio extendido por un secarral ávido del “todo vale” del idealismo y liderazgo. Sembrando el odio generalizado como alimento de la masa, regado el cultivo con la censura de la cultura y recolectando a guadaña de afilado vacío mental.

Ahí están estos despreciables mezquinos, parásitos de una democracia lechuguina ignorante de su propio reconocimiento y de su mérito haciendo su mayor demérito.

Faltos de la gracia del insulto. Indefinidos del adjetivo, que en su única forma, describa de exacta manera a estos seres de tan dudosas cualidades dotados. Día tras día, ocurrencia tras ocurrencia, haciendo del badulaque su agenda.

Con la esperanza marchita de la mejoría del paciente terminal en que se ha convertido esta España, gracias a tanto hideputa, para gozo de unos muchos, entre los que me incluyo, siempre quedará la palabra escrita, en su justa medida y oportuno momento.

Ahí esta la brillantez y humor de autores como Don Camilo, así como el afilado y certero dardo de Don Arturo. Estandartes, sin igual, del insulto como Dios manda.

Por favor, concédanme el honor de ser tan bien insultado que orgulloso me sienta”.

Pero, mas que me pese no poder gozar del honor de su apelativo,  mejor no dejar morir lo ya escrito y que, lo que venga por escribir, siga dando mandobles a diestro y siniestro a todos estos, a ver si se caen del guindo y se van a la mierda.


Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en 148 días, 148 insultos

Quiero ser millonario…

…para olvidarme de los amigos

Dicen que en cierto poblacho catalán, al atardecer, el funcionario de turno activa el comunicado político del adoctrinamiento masivo. Por los altavoces de la Casa Consistorial se emite la misiva sin derecho a replica y con el deber cumplido al llevar a cabo su tarea diaria.

Sentado en mi hogar, lejano, en la distancia geográfica y en la cercanía de la preocupación, me asaltan dudas, en el detalle siempre estuvo la esencia de las cosas.

Intentando llegar a ese detalle imperceptible de tan absurda situación. Visualizo el momento.

Imagino la luz del lugar, me llega el olor, la temperatura…

En la lejanía los niños, hijos de payés, juegan mientras un grupo de convecinas comenta los últimos cuchicheos del pueblo. Dos ancianos, sentados en la sombra, mantienen la mirada fija en el infinito, mismo infinito para ambos con oscuro final.

El detalle, ¿dónde está el detalle?  En mi tocadiscos suena “Sunday Morning” de Velvet Underground.  

Me gusta, que digo, me encanta escuchar el sonido del recorrido de la aguja por los surcos de vinilo., siempre ha conseguido que me quede absorto para hacer un viaje por mis adentros. A veces, hasta el infinito con vuelta ipso facto a la realidad.

El viaje interno comienza e intento fijarme en el detalle.  Me pregunto, ¿cuál será el formato del mensaje de forma conocido?. Tal vez la grabación será una cinta de casette de 60 min o, mejor, una grabación con magnetófono abierto de bobina. Nada me hace pensar que se trate de una simple grabación digital, activada por app desde cualquier teléfono de alta gama. Ello arruinaría la belleza de la forma, lo romántico del momento, lo adorable del lugar…

Esa tarde, como todas las tardes, Jordi Blanch García jugaba su partido de padel con sus tres mejores amigos: Andreu, Marc y Paul.  Últimamente se había convertido en un rito. Los cuatro amigos esperaban, desde que se levantaban por la mañana, el momento para cargarse al hombro la bolsa con la pala, las pelotas y la bebida isotónica sabor limón. Las parejas, previamente establecidas: Jordi y Andreu VS Marc y Paul. Así el partido sería de fuerzas equilibradas y se aseguraban el disfrute de la tarde.

El trascurrir del tiempo les había llevado por un camino que uniría sus vidas desde niños.

Paul estaba de año sabático, siempre había sabido aprovechar el momento y el lugar para ser un vividor.

Marc había dado tumbos como contable en las industrias de la zona y ahora trabajaba como administrativo en el Mercat.

Andreu había heredado el negocio de su padre en una mercería de las de siempre donde encontrabas todo lo necesario para esos arreglos de ropa. El negocio no le haría rico pero si le daba para mantener la familia. En tiempos revueltos, Andreu se topó con el inusitado hecho de ver como, los lazos amarillos, se convertían en su producto estrella, ofreciendo también rayadas esteladas para el balcón. Así, cierto día, contó que Tomás, por todos conocido como “el fatxa”, había tenido la osadía de encargarle una bandera española lo que provocó la carcajada de Andreu y la ira en la mirada de Tomás que abandonó la mercería dejando tal portazo que rompió el cristal de la puerta.

Jordi, tras estudiar magisterio y volver al pueblo para casarse, había entrado en al Ayuntamiento tras las últimas elecciones. Estaba muy metido en partido independentista pero, ¿quién no lo está, tal como está la represión del gobierno central?

Jugaban apasionadamente, sin nada que pudiese distraer la atención de su competición, salvo la misión que, fuera de horas, se había encomendado a Jordi. A la hora del comienzo del partido, justo en el pequeño descanso entre juegos, sonaba la melodía “xilófono” de su nuevo smartphone. Se trataba de la alarma que le avisaba de su cometido diario.

La tarea encomendada, como novato de ayuntamiento contratado para realización de prácticas, era activar la grabación que se emitiría desde los altavoces de la plaza del pueblo. Mediante el wi-fi del Centre Sportiu podía utilizar la app que días atrás el informático Francesc había ideado para el grupo al mando del ayuntamiento. A veces, Jordi bromeaba con Marc, al que le unía, además de su amistad, el parentesco de ser cuñados ya que ambos estaban casados con las hermanas Ferriú. La broma era simple, algún día sonaría aquella canción de Ilegales que tanto les gustaba y que decía aquello de “quiero ser millonario, para olvidarme de los amigos…” Eso era algo que ellos nunca harían, olvidarse de su amistad. Otras frases de la canción si las habían llevado a cabo como aquella noche en la que a gritos decidieron refrescarse y “bañarse desnudos en la fuentes públicas”.

Ya era septiembre y, esa tarde no sonó la canción de Ilegales tanto deseada por el grupo de amigos, sonó el mensaje. El mismo mensaje que sonó ayer y el mismo que sonará mañana.

Aquel mensaje calaba como el agua que les caía de aquella fuente pública. Iban desnudos. No habría problema ya que vestidos el agua saturaría la ropa y, cuando uno está empapado, en lugar de mojar, el líquido elemento escurre por los pantalones, discurre por el zapato, cae al suelo y se pierde por la alcantarilla. Eso no pasaría nunca con el mensaje. Este calaba pero, payeses ellos convencidos, eran capaces de captar más y más ya que su capacidad de almacenaje de odio era infinito.

Conocido del pueblo era el “héroe de la guerra” contra los “fatxas”. De padre  burgués y madre andaluza nació, en aquel octubre del 34. Diego contaba con 5 años el día en que Cataluña, de la mano de sus políticos, decidió ser  Estado independiente. Todo el mundo recordaba el casteller que, a modo de celebración y como parte de las actos de la proclamación, culminó aquel pequeño de apenas un lustro enarbolando la insignia del país recién nacido. Tras el acto que le haría famoso, pasó la guerra animando con sus gracias de pequeñuelo a los militares republicanos que hacían noche en la villa, antes de dirigirse a la lucha fraticida.

Diego, ya con 89 años recién cumplidos, no estaba para muchos trotes, pero conservaba su integridad mental y cierta facilidad de movimiento físico.

Era de prever que el fallo de red ponía en peligro la emisión. Para ello el abuelo Diego se preparó con aquello que más le sobraba al cabo del día, tiempo.  Tiempo para pensar, tiempo para organizar los preparativos, tiempo para que nada falle, tiempo para revivir su momento, con puño en alto y bandera al aire, en la cima del casteller.

La idea de su nieto, el alcalde, le recordaba aquellos momentos que añoraba de su dura niñez. Momentos que, aunque eran de guerra y dolor, para él significaban familia, amigos, niñez, unión, reconocimiento… y, ¿quién no recuerda de manera nostálgica su infancia por dura que sea? ¿quién no recordaría el momento épico del niño en lo alto, tocando el cielo?.  En tiempos de guerra, el sonido de los “altoparlantes” (megáfonos) avisaba al pueblo de la proximidad del peligro y ello significaba que irían al sótano donde jugaban mientras pasaba el peligro, del que tan sólo su inocencia los mantenía ajenos. Ahora el sonido de aquellos mensajes revivía momentos pasados de tiempos sin arrugas en el rostro.

El abuelo Diego tenía aquel maravilloso magnetófono abierto de bobina, regalo de su padre Miguel (el panadero) al cumplir los 11 años. Con el magnetófono estaría siempre preparado para el fallo del mensaje. Su idea era que nadie se quedase sin su doctrina diaria.

Aquel día, Diego conservaba entreabierta la puerta del balcón preparado para recibir  su dosis diaria de odio independentista. Fue entonces cuando dicen que vieron a Jordi corriendo en dirección al ayuntamiento, eran los 20:03 y el mensaje no sonaba. Al pasar por la farmacia, Merche se temía lo peor, algo había pasado.

– Jordi, Jordi, que està passant?

 – Ha fallat. El missatge …

En la misma plaza, todos miraban a lo alto del ayuntamiento donde se situaban aquellos altoparlantes modernistas que,  en ese momento, más bien podrían ser “mudoparlantes”. Sus caras eran un catalogo de expresiones ante la duda y el estupor. Hasta los niños habían parado el partidillo de la plaza, buscando con la mirada el abrigo de los brazos de sus padres, al sentir lo anormal del momento y la aparición del miedo a lo desconocido.

Jordi había cruzado la plaza y entrado en el Ayuntamiento. Olía a madera rancia y papel almacenado. Las imágenes de los “presos politics” adornaban todos los rincones de la Casa Consistorial. Al subir las escaleras vio que algo pasaba en la sala de Juntas, donde se ubicaba el equipo informático emisor del mensaje, así como el sistema de audio para ello.

Pantalla de “Error fatal”. El equipo necesita ser reiniciado, las nuevas actualizaciones requerían reiniciar el ordenador. Sin tiempo para cumplir el propósito encomendado, Jordi sabía que ese día no habría emisión. 

Desde la casa de Diego, en la plaza del pueblo, era visible el ajetreo de la caída de la tarde y la llegada de sus viejos conocidos al bar de “la Maru”. Para entonces ya había abierto, de par en par, la puerta balconera de la habitación.

La tarde en la que el mensaje no sonó, Diego los veía a todos pendientes del edificio Consistorial. Sabía que esperaban su dosis de rencor, sus pastillas contra la solidaridad, sus inyectables pro-rabia y su psycotherapy, la lobotomia del pueblo y para el pueblo.

Diego, republicano de postin e independentista hasta la médula, no parecía dispuesto a dejar pasar la oportunidad ofrecida por la avería del sistema de lobotomización. Esa tarde sonaría, no más fuerte, pero sonaría.

Sus 89 años se agachaban para coger el altavoz. No distaba de la ventana del balcón por la que sucedería todo, pero sus fuerzas eran las justas. Con más voluntad que fuerza, sacó al balcón la caja de madera de color nogal, sintiendo un alivio tremendo a la hora de dejarlo caer al suelo. El “tac” del encendido del magnetófono  inundó la habitación de un rumor proveniente de la señal acoplada del equipo de música. Se dirigió a la alacena donde guardaba las cintas, cientos de horas de grabaciones de todo tipo. Buscó entre el desorden de los años de grabaciones. No era la primera que estaba a la vista pero sería perfecta para el momento. La cogió, con el cuidado del respeto a todo lo que conservaba de su época de juventud. Se dirigió hacia el viejo magnetófono que le esperaba, como toda la vida, y presionó el “play”. Los motores del magnetófono tardaban en coger revoluciones pero, cuando lo hacían, funcionaban como el primer día.

Los congregados en la plaza sentían un extraño alivio generado por lo que parecía iba a ser la entrada, en sus pabellones auditivos de la droga diaria.

Como digo, desde el exterior, se empezaba a escuchar el chisporroteo de la grabación analógica pero nadie era capaz de presagiar lo que sucedería. Parecía el comienzo del mensaje, pero venía de otra ubicación.

Diego quedo con sus ojos fijos en la cinta pasando por los bucles y flotando por el cabezal del magnetófono. Era una eternidad la pasada, pero siempre sentía su efecto hipnotizador y los años trascurridos no la habían conseguido anular.

Jordi, comenzó a escuchar el nuevo mensaje. Sabía que no era exactamente igual, pero le parecía conocido. Atónito, abrió la ventana de la sala de Juntas y observó que sus vecinos del pueblo miraban y señalaban el balcón del edificio donde vivía el abuelo del alcalde, “el abuelo Diego”.

Diego, lo tenía claro. Era lo que quería. No se trataba de su primera cinta, pero era la indicada. Algún chirrido era perceptible, indicador de la vejez del equipo y de la dureza de la cinta de grabación. También andaba algo pasado el plástico del carrete.

De la antigua alacena no sólo cogió la cinta, también la botella que aquel primo suyo le trajo de sus años de exilio en Moscú. Como Diego decía “era vodka ruso del bueno, sólo alcohol, pero bueno”. Aún sin abrir, esperaba el momento que había llegado la tarde en que no sonó el mensaje.

Los tres amigos de Jordi, Andreu, Marc y Paul, habían seguido los pasos de su amigo y, en ese momento, llegaban a la plaza. Lo habían visto muy preocupado y dejaron el partido, sabían que ese día no jugarían más pero sí tomarían más cervezas, que otros días, en el bar de “la Maru”, a más tiempo… ya se sabe. Cuando llegaron a la plaza se unieron al grupo que miraba al balcón del abuelo Diego. Allí estaba también la mujer del alcalde, la farmacéutica Merche de la cuál seguía prendado Marc, fruto de un amorío de juventud.

Unidos, compartiendo lo inesperado del momento vieron salir a Diego al balcón. La puesta en escena contaba con un marco inmejorable. La vieja balaustrada había sido decorada, meses atrás, con una estelada y dos grandes lazos amarillo, uno en cada esquina del balcón. A su derecha, sobresalía del suelo una caja de nogal a través de la cuál sonaron los primeros acordes que todos reconocieron al instante.

Diego había salido al balcón. Con la pasada de su mirada había reconocido a los vecinos congregados. Ellos observaban complacidos y expectantes. Abría sus brazos al aire totalmente desnudo, los compases de la música arrancaban. Su brazo izquierdo se alargaba pretendiendo tocar el cielo, su mano extendida con la palma hacia arriba parecía contener las nubes. Su brazo derecho, en simetría con el izquierdo, cerraba su puño para sostener la botella de vodka. Vodka del bueno.

Empapado de odio independentista, maravillado por la facilidad de manipulación del rebaño separatista, sonreía de satisfacción al ver a sus vecinos payeses reconocer la puesta en escena.

Con un habano en la boca y un mechero en la otra, apareció en escena su hijo, el alcalde. Tras Diego, complaciente, miraba a su pueblo recontando presentes y ausentes para posterior toma en consideración. Había sido aleccionado por su padre Diego, para la situación dada, la puesta en escena estudiada y la ocasión única.

La presencia de su hijo preparado entraba dentro de lo previsto, sería un actor más, secundario, pero actor. El alcalde levantó el brazo y acercó su mano a la de su padre que sostenía el cielo. Sin llegar a tocarse ambas manos permanecieron alzadas unos segundo cuando de la del alcalde parecía sobresalir un pequeño objeto. Era el mechero que inmediatamente prendió decidido junto a la mano de su amado progenitor.

El momento sería épico, cuando la llama del mechero prendió la palma de mano cuan venida del Espititu Santo, el éxtasis se desató. El resto de vodka había sido derramado desde la cabeza a los pies, sirviendo para el encendido de la antorcha humana en que se había convertido Diego. Las llamas cubrían la totalidad del cuerpo cuando la sonrisa de Diego ya no cabía en su rostro.

Sus vecinos rompieron a aplaudir, a llorar de alegría, saltaban, corrían… El grupo de amigos del pádel señalaba el impresionante casteller que había comenzado, de manera espontánea, en el centro de la plaza, mientras los músicos del pueblo hacían sonar sus flautas al ritmo de la música que sonaba por los altavoces. 

Jordi, desde el balcón del ayuntamiento, trataba de escuchar detrás de todo el jolgorio, el agudo sonido de las flautas y el murmullo proveniente del cielo, por donde se aproximaban los bombarderos Dornier Do 17, las notas de la canción…

Pudo escucharla y Oh! Si, era esa canción…

Ciertamente, ESTO NO HAY QUIÉN LO ENTIENDA.


Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en Quiero ser millonario…

Frente Occidental

Aquí me hallo, tras cruenta batalla. El encarnizado enemigo vencido es. Despiadados spam consiguieron el cierre provisional de la Cuarentena Demagoga y sufrido ha las nefastas consecuencias de su innoble acto.

Pero, al fin, hoy día de la victoria puedo decir que el enemigo rendido está. El coste de sus argucias no poco es y grandes males causado ha.

Me cago en vuestros cables enrollados, por Gimnoto y por Farad la vuelta fecunda será.

A partir de ahora meteorología y noticias bursátiles para acabar con los criminales a raudales.

Volveré, ¿qué digo?…HE VUELTO

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Cuando los perros rabiosos anunciaron la primavera

Que bonita la primavera. Maravillosos días los vividos estas últimas semanas.

No sólo son las fechas, las evidencias dan fe de la llegada de la primavera. Ya anticiparon que sería dura para los alérgicos, todos los condicionantes se dan cita estas semanas iniciales.

Como si de un buen guiso se tratase, la alergia se cocina a fuego lento y con mucho tiempo.  Tiempo de antelación, allá por el crudo invierno. Ese tiempo invernal, previo a la cuaresma que trajo el viento del lazo con las semillas amarillas. Las nubes, por su parte,  empeñadas en descargar todo lo habido y por haber, regando con odio y división. Así regaron tanto que nuestro “intrasvasable” rio, colmado de gula insolidaria, desbordó en la depresión del payés desconsolado buscando el paraguas gubernamental. Y la culpa de todo… total que más da un “tres per cent”.

El final de la cuaresma ya anticipaba Sodoma y, con el final de abril, llegó Gomorra. Todo un clásico del estornudo es la alergia a las gramíneas como también lo es nuestro amado gobierno. Cautivo de su vergüenza y desarmado de dignidad, el ejército de maricomplejines sigue empeñado en llenar sus listas con los prostitutos y prostitutas de la corrupción, ¡Ay, que diría Don Francisco! ¿esto es lo que nos enseño la Ley 14/1970, de 4 de agosto, General de Educación y Financiamiento de la Reforma Educativa? Joder, si este era el sistema bueno, y no el de ahora, “cagüen to”. Quién no ha hablado de las maravillas de esa EGB, si lo han hecho fenómeno viral y…, ni por esas. Nuestros gobernantes educados en la EGB son ladrones y además tontos , eso sí, nos consideran sus iguales: tontos.

Siguiendo con nuestro purgatorio, moquero en mano, no hay alérgico que se precie cuyo cuerpo no reaccione ante el polen de los oliváceos. Que clase, la de estos penitentes. Esa rojez en los ojos sólo comparable a la rabia contenida que explota en lágrima y lloro. La misma lágrima y el mismo lloro de la indignación y el desconsuelo ante la injusticia de la justicia impartida por imperfectos de toga y soga. Y es que legislar en caliente no es bueno, por eso la mediocridad de la templanza da lugar a la frialdad de la sentencia.

Pero, por si no tenemos suficiente, llega la madre de todas las alergias. La alergia a nosotros mismos. Esa enfermedad autoinmune que nos mata en vida. De igual manera que mató el asesino. El mismo asesino al que algunos siguen empeñados en poner la otra sien. Abrazados en la ignominia, enseñando los dientes de perros rabiosos, orgullosos de la mancha de sangre de sus manos, arropados por la mediocridad morada y la vileza humana. Si señor, ahí los tenemos unidos todos alrededor de la hoguera compuesta por 10.181 víctimas y sus 853 muertos. Su limpieza aniquiladora, armada de autoritarismo, basada en la xenofobia de provincias, en el idealismo bárbaro, el odio por el odio,… todo se acaba hoy… ¿o no?

Para el año que viene yo, lo tengo claro, me vacuno.

MaeseSonoro

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en Cuando los perros rabiosos anunciaron la primavera

Hipocresía

Según la RAE: “propio de la persona hipócrita”. Dada la tendencia de todo bípedo para erigirse en el mayor exponente de esta cualidad humana que, cual vino que se precie, conforma su bouquet con la fermentación, elaboración y añejamiento. Si, a dicha cualidad humana, le unes la exaltación de la amistad, el consumo de alcohol y diversos psicotrópicos, obtienes como resultado la Navidad Hipócrita.

Lejos de cualquier polémica con el sentido de la Navidad, el bípedo se empeña en darle el color de lo banal aderezado con el coctel que provoca el estado preciso para salir a la calle con el despliegue “plein” de sonrisas, abrazos, deseos extremos de felicidad,…

Lejos también de los aromas a frutos rojos, madera, cuero, tierra, especias, derivadas del proceso del vino, la hipocresía huele a mierda.

Ciertamente la línea que separa cortesía e hipocresía no es demasiado gruesa. Pero esa mirada…, esa mirada no engaña. Esa misma mirada que se desplaza cual tic cuando no existen alcohol y psicotrópicos. Esos pasos dirigidos al importuno saludo, demasiado beodos para gozar de la habilidad del día abstemio, en el que el galgo no te alcanzó.

Cerca quedan la demagogia y la hipocresía. Cerca están y de cerca las veo. Ambas hijas del bípedo. Ambas fermentadas, elaboradas y añejadas por el odio y la envidia pero, sobre todo presentes en la bajeza moral.

Va por ustedes – Don’t need you.

 

 

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en Hipocresía

Halo

No todos nacieron con el halo en sus cabezas, muchos creyeron disponer del don divino que premia a todos los dignos.

Despertaron aquella mañana, una de tantas, con sus certezas y su realidad distorsionada, “Por favor, coronadme con el halo”. En su cabeza descansaba con la intensidad manipulada por las manos manchadas.

Aquellos que vinieron después del amanecer apreciaron su luz. El sol brillaba y ocultaba las  estrellas. Ellos no sabían que, tras la luz cegadora, brillaban las estrellas. Ocultas tras el cegador, la ignorancia de unos y la ambición propia, le coronaban con el halo de la vergüenza.

Todos llegaron tras el amanecer bailando y coreando su nombre. Todos fueron coronados con halos hechos con de mentira y con el brillo de la venganza.

Tras el cegador brillaban las estrellas llorando oscuridad. La luz única, proveniente de las tinieblas del mal y ,tras ella, infinitas estrellas aterradas observaban la decadencia del sistema.

Todos tras su halo.

  • ¿Quién eres?
  • Soy el hijo, el nieto, el hermano y el amigo del que no floreció en aquellos tiempos. ¿Recuerdas?

 

 

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en Halo

Untitled by The Cure

 

https://youtu.be/l29qZa0XQAo

Puedo escuchar una y otra vez estas canciones. Canciones absolutas, sonidos definitivos, cánticos eternos…

Puedo sentir la densidad del aire que envuelve la habitación y la transforma. Transformación al son de los acordes, la pausada rítmica y el susurro de un delirio.

Puedo ver el pasar del tiempo en su lento camino hacia la oscuridad. Inexorable rueda de inercia regada.

Puedo oler la lluvia que golpea tras los cristales de la ventana. Ventana al infinito, ventana al ocaso del sol de cada tarde.

La música envuelve el ambiente, todo se compenetra, todo se retroalimenta. Ahora el corazón late al compás del giro del antiguo plato. Ahora respiro la letra, huelo a lluvia, subo el volumen y la batería se confunde con el latido cada vez mas pausado.

Se acaba y queda el silencio del crepitar.

Untitled by The Cure

Hopelessly drift in theIMG_7926 eyes of the ghost again
down on my knees and my hands in the air again
pushing my face in the memory of you again
but i never know if it’s real never know how i
wanted to feel never quite said what i wanted
to say to you never quite managed the words to
explain to you never quite knew how to make
them beleivable and now the time has gone
another time undone hopelessly fighting the
devil futility feeling the monster climb deeper
inside of me feeling him gnawing my heart away
hungrily i’ll never lose this pain never dream of you again.

Maese Sonoro

 

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

La insoportable levedad del ser

Algo que deberían tener en cuenta estos nuestros amos y señores feudales, incluido el Robin Hood creado por los medios. Algo de lectura, sin duda, les haría falta, igual que todos, pero a ellos mas, si cabe.

El “carpe diem” llevado al extremo que no deja disfrutar de es momento leve. El “cape diem” de la felicidad de la venganza, del odio y de la manipulación.

Imbéciles aquellos que llenaron sus bolsillos con la insoportable levedad del dinero dejando las arcas vacías esperando que alguien las llene de odio, venganza y sin razón.

Imbéciles aquellos que no entendieron que serían caducos.

Imbéciles aquellos que se olvidaron del tiempo.

Imbéciles los que no guardaron su hogar limpio y dejaron el paso de mugre, polvo y asentamientos de cucarachas.

Ustedes flotan en el limbo y han conseguido desconectar de la realidad.

La insoportable levedad del ser también vale par ti Robin Hood, serás lo mismo para olvidarte del tiempo y de su insoportable levedad.

Publicado en Sin categoría | 3.984 comentarios

Los Políticos y los Pedos

Es curioso que el pedo tenga tanto en común con el político, pero el caso es que lo tiene.

El pedo, al igual que el político, cuanto peor huele mas aguanta en el sitio. Cuanto más fétida es la mierda a la que precede mas perdura en su sitio sin otra alternativa que un soplo de aire nuevo.

El pedo, al igual que el político, NO te representa. A todos se nos a caído alguna vez un “peito” y, además muy mal oliente, pero eso jamás te representará, tu eres mucho mas.

El pedo, al igual que el político, no guarda relación entre el continente y el contenido. Los hay escandalosamente sonoros pero con poca sustancia y, como no, también los hay silenciosos y traicioneros.

El pedo, al igual que el político, es conocido únicamente por su creador, siendo este el único capaz de soportarlo. Hay creadores de pedos empeñados en que nos traguemos todas sus flatulencias, al igual que hay partidos políticos emperrados en que aguantemos toda su mierda de morfología charlatana.

El pedo, al igual que el político, te lo tragas quieras o no, en virtud de lo que elija otro, es lo que tiene la democracia.

El pedo, al igual que el político, por donde pasa deja marca. Díganselo a esa ropa interior cuan filtro de nicotina, díganselo a todas esas personas afectados por decisiones injustas nacidas en la más absoluta de las mayorías.

El pedo, al igual que el político, tiene en común que si este huele, espérate al que viene ahora que te vas a enterar. Siempre quedará la sana esperanza de que el siguiente sea un poco piadoso.

El pedo, al igual que el político, mejor fuera que dentro.

El pedo, al igual que el político, no lo hay bueno. Los hay silenciosos, ruidosos, con acompañamiento, olorosos, inodoros, con metralla, calentitos, dolorosos, complacientes…, pero no hay uno bueno.

Ay, ay, ay. Ay el pedo! Ese gran desconocido que aguarda, escondido en su guarida, el momento mas inoportuno para salir y poner en evidencia la debilidad humana representada en su propia condición.

Ay, ay, ay. Ay el político! Ese gran cabrón con patas que aguarda, escondido detrás de su corbata, el momento mas oportuno para salir y poner en evidencia la debilidad del sistema representada en su propia democracia.

https://youtu.be/oDpZl499ca8

Para mi amigo – Juan Martinez

Publicado en Sin categoría | 2.101 comentarios

Cualquier Sitio

Las escaleras daban acceso al sótano. Detrás de la puerta, otros cuatro peldaños y ya estabas pisando el garito. Era oscuro, con luces giratorias, focos que te deslumbraban, olor a sudor y, sobre todo, decibelios de música que marcó a no pocos.

La barra a la derecha, en el fondo los aseos y la otra escalera (la de emergencia). En medio de todo cuatro altavoces y muchas historias. Historias de todo tipo, tipos para todas las historias. La aventura de cada noche era distinta, la gente la misma.

Aquellos fueron buenos años de fin de instituto. Años de ciclomotor. Por entonces 500 ptas eran cinco tequilas, suficiente para hacer el lelo un reto.

Llegada la noche la calle de La Sartén era un ir y venir de ciclomotores trucados. Por la mañana eran los mismos los que quedaban aparcados en la entrada del Insti.

En definitiva era Cualquier Sitio donde estar y pasártelo bien con los amigos, era Cualquier Sitio porque eso era lo que menos importaba, el sitio.

 

 

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios